Muy a menudo observo la gran variedad de estados animicos que experimentan los seres y que motivan su necesidad de realizar un cambio. Algunos pocos, manifiestan plenitud y su decisión de seguir del mismo modo. Otros, sin embargo, están pasando por duros momentos en sus existencias y necesitan un aliciente que les ayude a proseguir su camino.

AI fin, la mayoria, no pueden precisar que ocurre verdaderamente en su interior, entonces
relatan: “no se que me pasa, me veo mal, cansado/a, triste…”

Ahora bien, el denominador común de todos ellos es su química energética pero, cual es su diferencia: pues es la calidad de su química.

Sabemos de los diferentes químicos que libera el organismo según el estado anímico que atraviesa. Un estado de stress permanentemente, libera gran cantidad de “toxinas” (que retroalimentan sustancias nocivas) y que se traducen fisicamente en arrugas, sequedad de piel, ojeras, flaccidez; o si no, pensemos en una persona “enamorada”: ¿no está, acaso, radiante, joven, luminosa, aún sin haber realizado ningün tratamiento?

Es en este punto, donde nuestra Medicina Estetica cobra importancia, pues al “mejorar” ciertos aspectos físicos ayuda a cambiar esa calidad quimica. Así, el paciente, una vez recuperada su autoestima mejora notoriamente su estado anímico; al darle ese potente y transitorio bienestar, lo ayudamos a recobrar fuerzas para resolver aquellos conflictos internos por los que estan pasando.

Siempre digo, recuerden que Cuerpo y Espiritu van de la mano, o ¿no es el Cuerpo el ünico medio sagrado a traves del cual se expresa el Espiritu?. Entonces ¿por que no cuidarlo, estimarlo, si por dentro se es una persona bella?.

Ser feliz, en este aspecto, no es para todos, es solo para aquellos que se animan a vivir desde el aquí y ahora dando lo mejor que tienen para sí y para sus semejantes, sin quedarse en el cómodo sillón del lamento, la exagerada autocompasión y la permanente crítica. La vida es para aquellos que caen y se levantan, y aún con sus dolores a cuestas, siguen tocando la mejor melodia de su vida.

Respira profundo, ten un pensamiento bello, sagrado y, al irradiar Paz al mundo, estarás siendo, sin saberlo, un valiente guerrero de la Luz.

Dra. Marina Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>